L'altra voce

Moreno Bernardi, L'altra voce, Alda Merini
L'altra voce|Moreno Bernardi, photo by Laura Tamayo

 

L’altra voce” es el trabajo del director y coreógrafo italiano Moreno Bernardi a partir de una idea de Cristina Giordana, una composición vocal y sonora para cuatro voces con poemas de Alda Merini y con la intervención pianística de Sira Hernandez. “L’altra voce” se divide en 4 movimientos (partes): Tierra Santa, Cuerpo de amor, La carne de los ángeles, Magnificat”.

 

 

Tierra Santa

 

“allà baix, dins del manicomi

 on els udols s’atuien

 amb sanguinaris coixins

 allà baix, veies a Déu

 no sé, entre les ranslúcides idees

 de la teva gran follia”

 

 

Cuerpo de amor

 

“Yo no soy tan creador como tú,

 no logro al igual que tú

 hacer crecer a los hombres en su desierto

 y hacerlos sufrir

 arrancando

 una a una sus raíces”

 

 

Carne de los ángeles

 

“Si me hubiera arrancado el corazón

o quitado el único mimbro que me duele

o despegado mis junturas

no habría sufrido tanto

como cunado tú un día inesperado

m arrancaste la piel del alma"

 

 

Magnificat

 

“Dios,

 Llévame lejos,

 Yo soy una madre

 Que va a morir allá

 Cerca de la cruz.

 Soy una madre

 Que no ha sido nada”

 


 

L’ALTRA VOCE

 

de Moreno Bernardi

 

[composición para 4 voces en 4 movimientos y piano]

 

con poemas de Alda Merini y la colaboración de Sira Hernández

 

 

 

 

Composición/Dirección: Moreno Bernardi

Palabras: Alda Merini

Piano: Sira Hernández

Interpretes: Cristina Giordana,

                       Roser Carbonell,

                       Laia Casals,

                       Camille Rasera

                       Moreno Bernardi

Diseño iluminación: Lluís Serra

Vestuario: Moksha Pavoncello

Agradecimientos: Nuria Albert, Jeannette L. Clariond, Patricia Dao

Idiomas: italiano, catalán, castellano, francés

Duración: 60’ aprox.

Producción: Teatre Akademia, MEp

Con la colaboración de: Editorial Arrela, Vaso Roto Ediciones, Oxibia

Patrocinio de: Istituto italiano de cultura de Barcelona

 


 

L’altra voce es un dialogo entre voces cuando el discurso es uno solo, con el tentativo de que sea un alma, frágil y fuerte, viva y en delirio, enfadada y santa, que se desplaza en el espacio, acogiendo al espectador como si en un sueño, en un vaso de Pandora destapado, se encontrara, no teniendo  más remedio que dejarse acompañar por el ritmo poético y por la fuerza de las palabras y de la música.

 

 

 

 

 

 

 

Cinco voces y una voz muda que comunica con la música, o las 6 voces, de las tantas, de una única alma, la de Alda Merini, que hacen eco no solo de la multitud, también de la voz sola que desea ser participe de la historia: "creo que el deseo de contar, del decir, nace por el tentativo continuo de componer la dignidad de lo vivido" (MB). Las cuestiones y las palabras de la Merini se hacen forma sonora de una comunicación concreta en un espacio teatral (del ‘teatro’ del lugar de la visión) donde aparece la actitud humana que observa a los eventos míticos, aquellos que podemos experimentar solo cuando bajamos en el vientre de las ‘Madres’, volviendo al sabor de los ‘alimentos de la origen terrenal’. Un lager, un desierto, un manicomio, una habitación, un sueño, una pesadilla, un vacío, una vacuidad…una caja sonora capaz de eco y reverberaciones donde poder oír (ver) las palabras, muchas – pocas – en coro – individualmente – relacionadas o abandonadas – testigo o testimonio, las palabras-símbolo y las palabras que abren la percepción a las sensaciones y, más allá de lo que describen, tratan de descubrir lo que esconden. Componiendo entre idiomas y entre versos, entre frases y coros lejanos, Moreno Bernardi construye un poema de voces de poesía e intelecto: las voces como forma de la carga poética, invitando a los espectadores, justo después de haber oído, de ver las palabras allí donde creen que la escucha se manifiesta. "La Merini me permite evocar y desvelar cuanto es grande la dimensión humana cuando esta es fuerza del vivir. Mi interés alrededor de la poética de Alda Merini se centra en la visión dramática, con aspectos propios de lo sagrado, de una palabra que acoge las inquietudes de nuestro tiempo y se manifiesta a través de los lugares emblemáticos del dolor humano: la desilusión de los sentimientos, el gesto del intelecto, la enfermedad y lo marginal"(MB).